Así me he sentido esta semana, como si la inspiración hubiera llegado a su fin y estoy ante un montón de días negros.

En estos días he pasado por muchas cosas que me han llevado a varias preocupaciones y dudas personales. Y cuando me senté a realizar mis videos y manualidades me he encontrado con cero imaginación: Un día negro.
 

Ahora que me dedico a generar tutoriales de manualidades  estoy constantemente investigando e inspirándome. Casi todo es un buen pretexto para conseguir ideas: ir al supermercado, a la tienda de telas, conversar con amigas sobre los proyectos de sus hijos, visitar tiendas… En casi cualquier lugar puedo aprender de nuevos colores,  de combinaciones y  del uso insospechado de algunos materiales: sobre todo aquellos que son de reciclaje.

Pero también soy humana. Mis preocupaciones han sobrepasado la “cuota diaria” que tengo y han quitado un espacio importante en mi cabeza que dedico a la creatividad. Estoy viviendo esos temidos días austeros en donde no se me ocurre nada ó que nada me inspira.

 

Sobre todas las cosas, dile NO al pánico

Y sé que es difícil,  por que justamente estoy pasando por ello y cuando me ocurre vivo el pánico de dos maneras: Entro en “nivel loca desesperada” y pienso mil ideas y mis horas, días se me van en pensar  ó  estoy en “nivel momia tutankamon” en donde me congelo y no quiero mover un dedo. En ambas el resultado siempre es el mismo: No hago nada! Por saturación ó por cansancio.

Y no hacer nada es FATAL! Entonces, cuando llega el pánico trato de salirme de él. Generalmente es mucho más sencillo cuando no estoy en mi casa, así que salgo: aunque sea a comprar pan en la esquina. Me doy una vuelta caminando, preferiblemente, para ver gente.

Observo a las personas y las veo haciendo sus tareas: tomando el autobus, trabajando. Trato de observar los pocos pájaros que pasan por la casa. Trato, sobre todo, de poner mis preocupaciones en perspectiva y darle paso a las menos importantes para que  la sensación de pánico ceda.

 

Un Plan B puede funcionar

Como estoy trabajando constantemente en esto, en ocasiones tengo épocas muy fructíferas de ideas y aprovecho para anotarlas todas en un cuaderno y así tenerlas de respaldo.

También cuando tengo más tiempo lo dedico para adelantar material. En el mundo de las manualidades hay épocas muy definidas: Como Día del Amor, Navidad, Halloween, así que puedo elaborar proyectos inspirados en esas temporadas antes de que ocurran.

Si esto no me funciona, uso mi comodín de “Llamar a un Amigo”, que en este caso es mi Papá o mi Mamá, y les pregunto que están haciendo, que han creado de nuevo, y eso  en muchas ocasiones me inspira y me anima.

 

Ahora, y si los Planes B no funcionan  ¿Cómo salgo adelante?

Justamente hoy estoy aquí! Sin material para el canal de Los Marcianos Llegaron (Que sale todos los jueves a las 3 PM) y con sentimientos de vergüenza y frustración.

Entonces, fue cuando me dije ¿Por qué no escribo?

Y luego de mucho tiempo sin hacerlo en el blog, hice un espacio para redactar este artículo que en parte es una justificación y además un medio de catarsis ante esta situación.

Sé que soy humana, y que no soy infalible. Por más que adore las citas de realización y superación, hay días en que la frustración y la tristeza también me ganan. Hoy no es el día para ser Mujer Maravilla, hoy me siento más como Charlie Brown, con una pequeña nube que le llueve encima.

 

Un día negro por un día gris

¿Sabes una cosa? Mientras releo estas líneas para revisar la ortografía, me siento mejor. El artículo ha sido la manera de concederme este permiso de fallar, de frustrarme y al mismo tiempo reconocer que a pesar de ello puedo sobreponerme.

Cuando empecé a escribir  acá en mi casa estaba lloviendo a torrencial. La mañana estaba tan fría y el escenario era perfecto para quedarme en pijama, y ponerme a llorar.

Sin embargo ahora que estoy terminando de escribir, veo que dejó de llover , y aunque el día sigue nublado creo que me voy a dar un baño caliente y salir. Ya me siento menos estática y sin pánico.

Quizás cambiar un día negro por uno gris, no parece tan mala idea.
 

Heidi @ losmarcianosllegaron.com

 

Y tú que me lees,  ¿Cómo te sobrepones  a esos temidos días negros?