La semana pasada debí comenzar con mi nueva sección de Manualidades para el Hogar pero se me atrasó. Y de verdad ocurrió por que confiada yo, no contabilicé el periodo de “aprendizaje” y me he encontrado con miles de inconvenientes en los nuevos proyectos.

 

MemeRana

 

Al principio, metes la pata en los Nuevos Proyectos

Los nuevos proyectos en los que he estado elaborando usan materiales que conozco, que he usado de vez en cuando, pero no he explorado del todo. Estoy construyendo: Un perchero de PVC, un frutero de plastilina polimérica, una maceta de resina y una lámpara de papel.
Todos suenan materiales conocidos para mí.. pero, que mañosos se han vuelto de repente!

Lo que me ha pasado es que, aún cuando llevo trabajando con las manualidades más de dos años y que hay materiales y herramientas que domino perfectamente (la tela y la máquina de coser son unos de ellos) ahora cuando me pasé a explorar y construir cosas con otros materiales me he topado con varios inconvenientes que se traducen en muchos intentos. Si he tenido suerte con unos que a la primera ya quedó, pero con otros llevo cinco intentos! :S

 

Y no somos de palo

Ni de piedra, ni de roca. Así que en cada uno de estos intentos  lo único que se me escucha decir es “Estoy frustrada” “Dios es posible!” “Pero por qué?!!!”. Es agotador, frustrante, desmotivador…. Pintura pegada, láminas de resina rota, no funcionan las texturas con pintura y debo borrarlo con thinner… Pufff! Que horror!

Pero luego de soltar mi frustración con un gran “POR QUÉ?!!” y una que otra lagrimita (Jaja! Es cierto!), me recuerdo, y me repito a mi misma, que es el proceso de aprendizaje.

 

Aprender también es equivocarse

Los proyectos de manualidades y bricolage que emprendemos, sobre todo aquellos que usan materiales que no dominamos del todo, tiene un proceso de ensayo-error. Créanme, ni la persona más afortunada se libra de ello.

Es el periodo en el que aprendemos, vemos las ventajas, las desventajas, empleamos combinaciones y encontramos la respuesta. Y ese es el objetivo! Después de muchos intentos, pérdida de material, inversión de tiempo y de dinero y una que otra lagrimita encontramos la fórmula ganadora.

De eso se trata, ser perseverantes y constantes para encontrar esa combinación que da respuesta a nuestro esfuerzo y que finalmente es la que buscábamos (Ó es posible que encontremos otra respuesta que nos satisface de igual forma y supera nuestras expectativas!)

Olvidé (adrede :P) tomar las fotos de todos los desastres, en este nuevo camino hacia las Manualidades para el Hogar en el blog. Hubiera estado bien para ejemplificarte lo que me pasó… pero se que me entiendes 😉  yo ya no las quise ver ni en mis peores pesadillas! 😀

 

Lo que cuenta es la constancia

Así pasa… llegar al resultado a veces no es tan fácil. Sin embargo la constancia y la perseverancia es la que nos lleva a crear obras dignas de nuestros sueños y talento.

Y por eso, no te me desesperes, yo tampoco lo haré. La terquedad y las ganas de ver mis “obras terminadas” superan la frustración, los PORQUÉ y las lagrimitas! 😉 Así que me voy a seguir poniendo manos a la obra esperando regresar con todas las ideas y nuevos proyectos terminados.

Y a seguir a la antigua, mientras no me consiga el martillo del amigo Felix El Reparador!

Heidi @losmarcianosllegaron.com

 

Felixelreparador

Y no te pierdas nada nadita!

Recuerda que tengo muchas manualidades fáciles en el blog. Te invito a explorar estas páginas y conocer muchas ideas.

También sígueme en redes sociales y así está al tanto de todito: El lindo Facebook, El rápido Twitter, El increíble Google+ y podrás ver todos los tutoriales en mi simpático canal de YouTube.